PATRIMONIO CULTURAL

 EL TEATRO PRINCIPAL DE MONOVAR

Comenzó a construirse en 1857 siendo inaugurado el 7 de septiembre de 1858.

Ha sido objeto de varias remodelaciones hasta que, tras su adquisición por el ayuntamiento, fue rehabilitado totalmente en el año 2002.En su interior se celebran importantes acontecimientos culturales de la ciudad.

teatro interior IEn el verano de 1857 un grupo de personas acaudaladas de Monóvar decidieron constituirse en sociedad y construir un teatro para la ciudad donde contemplar espectáculos teatrales y culturales. El proyecto se le encargó al Arquitecto Don José Ramón Mas, siendo aprobado por la Real Academia de Nobles Artes de Valencia. El Teatro recibió el nombre de Teatro de Monóvar. Durante las fiestas de septiembre de 1858 se inauguró el teatro con la ópera de Rossini  “El barbero de Sevilla” representada por una famosa compañía de la Corte en la que figuraba como tiple la diva italiana Adelaida Borghi-Mamo.

El telón de boca fue pintado por Joseph Planella. Los quinqués para el alumbrado fueron un regalo del Marqués de Salamanca que unos años antes había sido alcalde de Monóvar. Durante toda la segunda mitad del siglo XIX actuaron las más importantes compañías  escénicas de España y extranjeras.

El Teatro ha sufrido diversas reformas a lo largo del tiempo. En 1890  fue objeto de una importante restauración a cargo de los señores Caballero y Codecido. Otra reforma significativa fue la llevada a cabo en el año 1910 al suprimirse los cinco palcos centrales que se sustituyeron por una grada. Se amplió el patio de butacas y se recortó el escenario, perdiendo su configuración de herradura. En 1953 se adaptó para proyecciones cinematográficas. A finales de la década de los ochenta se cerró definitivamente hasta su adquisición por el Ayuntamiento de Monóvar siendo reinaugurado en septiembre de 2002.

LA IGLESIA ARCIPRESTAL DE SAN JUAN BAUTISTA

Es de estilo barroco, fue construida en el siglo XVIII. Su planta tiene forma de cruz latina destacando la puerta de la entrada a la capilla por el jardinet, presidida por la Virgen del Remedio.

fachada capilla Virgen del remedio

Se inicia su construcción el 19 de abril del año 1751. Aunque sencilla, es muy sólida, por ser toda de piedra de cantería, excepto las bóvedas.
De estilo barroco con influencias neoclásicas, tiene dos torres, una de ellas inacabada y presenta planta de cruz latina. La nave principal está cubierta por una bóveda de cañón seguido con cúpula semiesférica, con lunetos donde se ubican las ventanas, mientras que las dos naves laterales, formadas por la perforación de los contrafuertes, alojan las capillas donde se veneran diversas imágenes. El crucero, con cúpula sobre pechinas, se forma por la discontinuidad de las capillas laterales.

En el lado de la Epístola, se halla adosado un órgano, originalmente construido en 1771 por el conquense Julián de la Orden y reconstruido en siglo XIX por Alberto Randeynes, del cual en la actualidad sólo se conserva la caja original barroca. Debió ser el primer órgano con pedal completo en nuestra provincia, pedal que tuvo además dos registros independientes: una lengüeta y un bordón de 32′.

DSC05962

Por el lado del Evangelio, se accede a la Capilla de la Virgen del Remedio. De grandes dimensiones, tiene entrada propia, por el Jardinet, estando su portada presidida por una imagen de la titular esculpida en 1765.

En su interior; un interesante retablo de madera dorada y policromada, recientemente restaurado, obra realizada en 1774 por el escultor Francisco Mira, aloja el camarín con la imagen de la patrona de Monóvar presidiendo la capilla de la que destaca también su cúpula. A través de esta capilla se accede a una tercera dedicada a San Miguel, de tipo neoclásico, construida en 1813, más pequeña, de planta rectangular y bóveda de cañón. Ostenta el rango arciprestal desde 1851.

LA IGLESIA DEL EXCONVENTO DE CAPUCHINOS

Se remonta a 1729 cuando los frailes capuchinos toman posesión de unas casas para fundar un hospicio, bajo el patrocinio del duque de Híjar. las obras del edificio conventual y la iglesia finalizaron en 1760. Este edificio fue destinado a colegio-seminario.

exconvento

En 1835, a consecuencia de la desamortización, el convento fue abandonado. De esta fundación, actualmente sólo se conserva la iglesia conventual, bajo la advocación de Nuestra Señora del Pilar. Exteriormente carece de portada y elementos escultóricos, tan sólo el escudo del duque de Híjar, de piedra labrada, de gran tamaño, y con forma de escudo gótico apuntado, de los llamados equipolados, divido en 16 campos. En contraste con el exterior, el interior está decorado con un rico programa iconográfico, típico de las iglesias franciscanas, de carácter popular y gran ingenuidad. Sobre las blancas superficies hay pintada líneas azules y ocres, cenefas, símbolos de la pasión así como frescos con imágenes de santos y frailes. La planta es de cruz latina con crucero señalado por la interrupción de las capillas laterales abiertas entre los contrafuertes. Destaca la gran altura de la nave, cubierta con una bóveda de cañón con lunetos ciegos.

Adosada al templo y comunicada con él, la capilla de la Venerable Orden Tercera de Penitencia con planta de cruz griega y cubierta con cúpula sobre pechinas. Formando parte de este conjunto, destaca la capilla de San José, cuya fábrica es anterior a la construcción de la Iglesia, siendo su origen la ermita que el Ayuntamiento edificó para que sirviera de capilla hasta que fuese construida la Iglesia Conventual.

En el Seminario se formaron gran cantidad de misioneros de la Orden de los Capuchinos que evangelizaron el centro y sur del continente americano. Fue tal el influjo de la orden Capuchina en nuestra ciudad, que cuarenta monoveros ingresaron en ella y ocuparon puestos de gran relevancia. Es el caso de Fray José (1827-1915), doctor en Derecho Civil y Canónico, teólogo, canónigo de la Colegiata de Alicante, llegó a ser Definidor y Vicario Provincial, Fray Vicente (1699- 1776), gran consejero y confesor, quien antes de su ingreso había ejercido la medicina, y Fray Tomás, lector de Teología, Definidor y Cronista de la Orden.

LA TORRE DEL RELOJ

Enclavada en lo alto de un montículo, preside junto con Santa Bárbara y el castillo, toda la ciudad de Monóvar. La torre se construyó en el año 1734 por el maestro alicantino Tomás Terol. Desde su construcción ha sido  figura popular y señera de Monóvar.

del reloj

Es un buen ejemplo de torre exenta, muy poco habitual en el sur valenciano, destinada exclusivamente a fines civiles: alojar el reloj de la ciudad y sus campanas. Tiene 18 metros de alzada, de planta cuadrada y consta de cuatro cuerpos decrecientes en tamaño según se elevan. En el segundo cuerpo se dispone el reloj de sol, y encima de éste, el mecánico. Los dos últimos cuerpos, perforados por arcos alojan las campanas. Una simple decoración con bolas aparece en el último cuerpo, que remata con la característica cúpula de teja azul vidriada y una veleta.

La noticia más antigua que habla de esta torre la encontramos en un acta del Consell de la villa de 1616 según el cual se carecía de fondos para construir la torre campanario de la iglesia y el primer reloj comunal de la Villa. Los relojes estuvieron instalados en la torre campanario de la anterior iglesia  desde 1653 a 1734 sin que sepamos si hubieron más a parte de estos dos.

La construcción de la actual torre fue debida probablemente a la necesidad imperiosa de trasladar el reloj, ya que la torre de la iglesia estaba en ruinas según consta en los libros de Fábrica de la iglesia. El Consell, que habitualmente pagaba los gastos de construcción de las torres campanarios de las iglesias, decidió elevar una nueva en lugar diferente y no esperar más tiempo, pues la nueva torre de la iglesia -debido a engorrosos pleitos entre el Consell y los maestros constructores- no empezaría hasta 1750.

EL AYUNTAMIENTO

Es de estilo académico, empezando su construcción el año1845. Aquí se encontraba la cárcel y la sala de concejo, lo que dió nombre a la plaza donde se sitúa la fachada principal, denominándola Plaza de la Sala.

ayuntamiento

Podríamos señalar el año 1611 como el punto de partida de la nueva Historia de Monóvar. Tras la expulsión de los moriscos Monóvar quedó casi deshabitada, razón por la que Doña Ana de Portugal Borja y Silva, Princesa de Melito, Duquesa de Pastrana, y franca Villa, Señora de la Villa y Baronía de Monóvar y Chinorla, le concede: CARTA DE POBLACIÓN Y CAPÍTULOS PARA SU GOBIERNO, DE LA VILLA Y BARONÍA DE MONÓVAR, más conocida como “CARTA PUEBLA”” con el propósito de repoblar la Villa.  En dicha carta se habla de la existencia de una cárcel y de la sala que esta encima de ella, para que se junten en concejo. El día de Todos los Santos de 1682 quedó terminada la obra de la Sala y Presons.

El 5 de septiembre de 1845 comenzaron las obras de rehabilitación del edificio de la Sala del Consell, hoy sede del Ayuntamiento de Monóvar.

Con planta sensiblemente cuadrada y tres niveles, las fachadas se ordenan alrededor de ejes de simetría formando una interesante composición de huecos. El exterior es de piedra con cubierta a cuatro aguas rematada con una torre en el centro del edificio. Destaca el balcón corrido del primer piso en la fachada principal donde se sitúa la Sala de Plenos, así como la combinación de ventanas y balcones en las fachadas laterales. En el  interior destacan el vestíbulo de entrada con la escalera abierta en dos brazos y situada de forma exenta en posición centrada respecto al eje de simetría del conjunto y los artesonados de los techos.

hbdrgx

Sala de Plenos

foto1

Vestíbulo

EL CASTILLO

Fue construido en época almohade, entre finales del siglo XII y principios del XIII, y fue utilizado hasta principios del siglo XVII. Disponía de una privilegiada situación, desde la que dominaba la red de fortificaciones que jalonaba el rió Vinalopó, así como la vía de comunicación hacia Murcia y Andalucía.

castillo

Se trataba de un recinto fortificado poligonal, de planta ligeramente triangular con una superficie interior de unos 900 m2 que responde a unas dimensiones de casi 40 x 30 metros de máxima longitud y anchura.

En el conjunto de esta pequeña fortaleza destaca la torre cuadrangular, adaptada perfectamente al relieve del cerro, y que presenta en alzado tres de sus cuatro lados. Justo en la cara oeste de la torre se ubica un ventanal abocinado. El espacio interior de la torre es de unos 25 m2 .

En las excavaciones arqueológicas realizadas en la colina donde se erigía el castillo se han encontrado fragmentos cerámicos de la Edad de Bronce, que nos indican la existencia de un primer asentamiento prehistórico, durante el II milenio a. C., así como fragmentos cerámicos de platos almohades (ss. XII-XIII), fragmentos de escudillas en azul Paterna (ss. XIV-XV), platos y escudillas de loza dorada de los alfares de Manises (ss. XIV-XVI), fragmentos de jarras murcianas bajomedievales y una sortija realizada en bronce con una piedra decorativa de marquesita, fechada entre el siglo XV y el XVI.

LA ERMITA DE SANTA BÁRBARA

Del siglo XVIII, ha sido declarada Monumento Histórico Artístico de carácter local por la academia de San Fernando en 1983. Edificada  sobre una de las dos colinas que dominan la ciudad, se divisa desde la lejanía, y dibuja, junto con el castillo, la silueta característica de Monóvar.

ermita

La vista desde el balcón panorámico  de la ermita es excepcional, pudiendo observarse al norte el extenso valle del Vinalopó y el cerro del Cid. Al sur, la ciudad de Monóvar, cuya torre del reloj aparece tan cercana que con la mano podemos poner en hora las manillas del reloj, si no nos  diera la espalda. Diríase que podemos limpiar los tejados, enderezar las esquinas torcidas y las calles.

Entre los muros descuella  la  torre y las cúpulas azul marino de la Iglesia Arciprestal  como inequívocas señales del pasado y presente de la ciudad. Al fondo, como difuminado en la niebla, el quebradizo horizonte del Monte Coto peinado con algunos pinos.

La ermita fue construida, sobre un gran basamento de piedra, a finales del siglo XVIII, tras demoler la anterior, que fue levantada entre 1692 y 1694 por Tomás Estacio.  El estilo de la ermita sigue modelos del barroco valenciano,  pero deriva de posiciones claramente barrocas  italianas, con una suave mezcla de neoclásico. Es la única de la diécesis que utiliza la curva, y solo existe otra ermita de estas características en toda la Comunidad Valenciana,  la capilla de la Comunión de Santa María de Elche. Sus autores pueden ser José Gonzálvez de Coniedo o Lorenzo Chápuli.  A la puerta principal se accede por una escalinata, a través de un atrio compuesto por tres arcos de medio punto, que sostienen una espadaña en forma de frontón. La cubierta es una gran cúpula sin tambor de teja de color azul.

LA CASA-MUSEO AZORÍN

El 10 de mayo de 1969 se fundó la Casa-Museo Azorín, una característica vivienda del siglo XIX que reconstruye el hogar en el que vivió José Martínez Ruiz, uno de los más célebres prosistas españoles. Este lugar es el mejor punto de encuentro para todos aquellos que quierAzorínan conocer la vida y obra del autor alicantino.

Azorín vivió hasta su adolescencia entre Monóvar y Yecla. Sus hermanos, Amparo y Amancio, colaboraron en la restauración de la Casa con la finalidad de mantener siempre vivo el espíritu de Azorín. De la casa inicial se conserva la entrada y, con funcionalidad diferente, el despacho del padre, los dormitorios, la biblioteca familiar y la buhardilla.

La Casa Museo Azorín se encuentra ubicada en una vivienda característica del siglo XIX, donde se desarrollan diferentes investigaciones pedagógicas, sociales y científicas que repercuten en la organización de seminarios internacionales, la edición de publicaciones propias y un continuo intercambio de información sobre el escritor y su tiempo con universidades e investigadores de todo el mundo.

foto4

La Casa Museo es propiedad de la Obra Social de la CAM y se ha convertido en un referente mundial para el estudio de la obra y la figura de José Martínez Ruiz. Su biblioteca alberga más de 17.500 libros, algunos con anotaciones personales del escritor, así como un fondo azoriniano documental y hemerográfico de 6.000 artículos y más de 3.000 cartas. Gracias a los sucesivos legados y donaciones se ha creado una extensa biblioteca particular de Azorín, con lo que la Casa Museo se ha convertido en foco de promoción investigadora sobre el escritor de Monóvar y la Generación del 98.

foto1
A través de la exposición permanente de objetos relacionados con el literato y su época, la organización de Jornadas, talleres y otras actividades culturales la Casa Museo ha querido divulgar la obra del maestro Azorín y su repercusión en el tiempo.

MUSEO DE ARTES Y OFICIOS

Se trata de un museo etnográfico de propiedad particular que aloja diferentes herramientas y utensilios de agricultura y tonelería, colección de pesas y medidas telares, numerosos documentos históricos de la comarca, 18.000 partituras musicales, 5.000 libretos de teatro y maquetas de edificios emblemáticos de la ciudad.

museo de artes y oficios 3

museo de artes y oficios

 LA PLAZA DE TOROS

La plaza de toros original se construyó a iniciativa de don Pedro Román Deltell comenzando las obras en 1911. Contaba con capacidad para 5000 personas. Actualmente es de propiedad municipal habiendo sido remodelada totalmente. Se reinauguró el 9 de septiembre de 2002.

IMG_0294

Durante la Guerra Civil la plaza de Toros fue utilizada como campo de concentración por las tropas franquistas, suponiendo la casi total destrucción del edificio. Pero la gran afición taurina de los monoveros provocó que en 1941 volviera a abrir sus puertas para los festejos taurinos, actividad que mantuvo hasta el 1968 en que volvió a cerrar durante un prolongado espacio de tiempo.

El Ayuntamiento de Monóvar ha adquirido este inmueble llevando a cabo una total remodelación del mismo para cumplir con los requisitos que este tipo de edificios han de tener para el uso al que se destinan.

LA SOCIEDAD CULTURAL CASINO DE MONÓVAR

La Sociedad Cultural Casino de Monóvar se creó por fusión de las sociedades “Casino del Teatro” y “Círculo Agrícola” en el año 1880. Dispone de amplios salones y cuenta con un jardín en dos niveles.

casino

Una comisión ejecutiva se encargó de llevar a cabo el proyecto de adquisición de los terrenos y posterior construcción de un edificio de nueva planta que constituyera la sede de la nueva sociedad creada,  “para que el trato mutuo y frecuente de sus individuos haga cada día más estrechas las relaciones de amistad”.Se adquiere para este fin el llamado “bancal del Pellicer”, propiedad de don Isidro Martínez Soriano, padre de Azorín.

El precio de venta se ajustó en dos mil doscientas cincuenta pesetas. Para conseguir los fondos necesarios se ponen en circulación acciones de quinientos reales, amortizables por suertes, al interés del 6% anual, que serían adquiridas por los  setenta y tres socios fundadores de la Sociedad. En virtud de un acuerdo de permuta reflejado en acta municipal de fecha 15 de febrero de 1880, el Ayuntamiento cede a la Sociedad el espacio de terreno que ocupa un callejón colindante a cambio de otro que permite dar ensanche a la vía pública que da frente al Casino. El plano primitivo del edificio fue realizado por el Comandante de Ingenieros Don Gregorio de Codecido y posteriormente por el arquitecto alicantino Don Antonio Puigcerver.

En la actualidad el Casino cuenta con aproximadamente mil quinientos socios. Dispone de biblioteca, sala de tertulia y salones de juegos de mesa y billar, así como servicio de cafetería y restaurante con capacidad para 250 comensales. En sus instalaciones se organizan a lo largo del año diferentes actos culturales como exposiciones pictóricas y conferencias, y conciertos de banda en sus jardines. Esta actividad se intensifica durante las fiestas Patronales junto con otros actos de carácter más lúdico.

Bajando por la Avenida de la Comunidad Valenciana que bordea el Casino, se pueden admirar alguno de los edificios más emblemáticos de la burguesía monovera del primer tercio del siglo XX: la llamada “Casa de las Bolas” y la “Casa de los Tortosa”. Sus fachadas dan buena prueba de su pujanza económica.